Una de cal y otra de arena para los nicaragüenses

Nicaragua Al Día

Por Oscar Mejía Velásquez

En el momento de mayor exaltación y jubilo, para todo un país que se encuentra urgido de celebrar momentos agradables como fue recientemente el llamado del nicaragüense Alex Blandino a las Grandes Ligas con los Rojos de Cincinati, sucedía paralelamente una calamidad, Juan Carlos Ramírez se lesionaba en el brazo de lanzar, diagnosticado con un desgarre en el ligamento colateral cubital y se recomienda la cirugía Tommy John lo más pronto posible

Esta operación significaría quedar fuera un año de toda acción debido a la complejidad que representa este tipo de intervención quirúrgica, necesita reposo total sin realizar ejecuciones en el brazo que puedan ser perjudiciales en su recuperación. Ramírez lució brillante en los juegos primaverales con una velocidad en sus lanzamientos cercanos a las 96 millas por hora, después que fuese tratado con células madres, todo pintaba para repetir una gran campaña con los Angelinos.

La operación Tommy John se realiza según paginas especializas en el año de 1974 al pitcher Tommy John que toleró una lesión en el ligamento colateral medial del codo. El jugador de los Dodgers no mejoraba con los tratamientos habituales: reposo y fisioterapia, así que el médico del equipo, Frank Jobe, decidió intentar algo que había practicado durante la guerra, sustituir ligamentos destrozados por otros ligamentos del cuerpo que son “prescindibles”.

Así que se sentó el doctor con Tommy, se lo planteó, este respondió, “con esto tengo una posibilidad entre cien de que funcione, si no hago nada no tengo ninguna.” Así que el Dr. Jobe entró en el quirófano, y reemplazó parte del ligamento colateral medial de Tommy John por un tendón del antebrazo, y funcionó, Tommy John jugó hasta 1989.

Serpentineros como Brett Anderson, Clay Buchholz, Josh Johnson, Félix Hernández, Roy Halladay, John Smoltz, Matt Harvey, Adam Wainwright, Roy Oswalt, David Price, han tenido regreso felices, volvieron hacer pítcheres confiables, de jerarquía, solo un 40% de lo que se someten a esta operación tiene éxitos y se alargan su carrera en las Grande Ligas.

Basado en estas estadísticas pueda que Juan Carlos Ramírez tenga un retorno deslumbrante como la temporada anterior, solo debe tener paciencia y perseverancia, no recaer en el mundo de la desesperación, siempre con mente positiva.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *