Se define el Campeón en el Monumental

Nicaragua Al Día

Por: Oscar Mejía Velásquez

Ya no quedan entradas para la Súper final. Desde el pasado miércoles, River puso a la venta el remanente que habían dejado los casi 50 mil abonados con un Lugar en el Monumental y esos alrededor de 10 mil tickets volaron rápidamente.

Después de que inicialmente colapsara la web y generará el lógico fastidio de los socios y miembros de Somos River, apareció el cartelito de “entradas agotadas”.

Este próximo 24 de noviembre en el Estadio Monumental de Buenos Aires se definirá el Campeón de la Copa Libertadores con el partido de vuelta con una final soñada durante años, los dos equipos más emblemáticos de Argentina y del mundo, River Plate- Boca Juniors, el marcador del encuentro de ida finalizó en empate a dos goles,  un agridulce sabor para Boca que no pudo derrotar a su archirrival.

El mundo entero se deleito con el primer desafío porque tuvo lleno de emociones en los 90 minutos, en dos ocasiones tuvo abajo en el score River pero siempre tuvo respuesta para empatar. El portero de River Franco Armani no fue inquietado más que un mano a mano en el minuto 89 con Darío Benedetto, argumentos suficientes para indicar que River salió por la puerta grande porque fue mejor.

RIver generó más llegadas de gol, pero no tuvieron acertados a la hora de definir, faltó puntería además de las grandes atajadas de Agustín Rossi cancerbero de Boca. Una mala noche de Rossi se hubiese escrito una goleada histórica de parte de River y no tuviera  sentido jugar otros dos tiempos.

A pesar del empate la conclusión coherente sería que la eliminatoria está abierta, pero en un análisis frío Boca fue inferior, el medio campo desarticulado y una defensa que sufre una enormidad cuanto es atacado por los laterales.

El estratega Marcelo Gallardo de River, incluso desde la ausencia, volvió a demostrar su condición de estratega que ve el panorama una jugada por delante. La sorpresa, esta vez, fue una línea de cinco defensores, con los marcadores externos bien adelantados una vez lograda la recuperación, para aumentar las opciones de pase e incluso llegar hasta el fondo. La maniobra le permitió a River apoderarse de la pelota y así pagar el entusiasmo xeneize en el arranque, y si no consiguió nada más en ese lapso fue por la soberbia actuación de Rossi y la poca eficacia de Martínez Quarta en el remate.

 River debe agregarle el seguro regreso de Leonardo Ponzio, caudillo espiritual del equipo, y el hecho de haber salvado a Maidana y Pinola, sus marcadores centrales, de una sanción por acumulación de tarjetas. Por este motivo Rafael Santos Borré, pieza clave en la delantera por despliegue, movilidad y trabajo defensivo, se perderá la revancha. A cambio, es muy probable que recupere a Ignacio Scocco, que tiene a Boca como una de sus víctimas preferidas.

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *