Hikvision previene riesgos de explosiones con equipos de videovigilancia a prueba de detonación

Nicaragua Al Día

En cualquier tipo de obra e instalación, los equipos de seguridad deberán resistir mejor a ambientes corrosivos o de alta salinidad, proporcionando la robustez física que se requiere para cualquier tipo de usos.

El riesgo de incendio y explosión se nos presenta en el lugar de trabajo con un potencial intrínseco de pérdidas humanas y económicas importante. Representan también un riesgo para la población en general. Con todo, no siempre se adoptan las medidas necesarias para prevenirlo o protegerse contra el mismo.

Nicolás Zhang, Country Manager de Hikvision en Centroamérica, comenta que en los mercados actuales se tienen múltiples características tanto de operación como de funcionamiento, y es en la industria donde encontramos los más variados y complejos requerimientos que debe cubrir una cámara para su correcto funcionamiento dentro de este mercado.

Añade que en cualquier proyecto de obra e instalación se deben tomar en cuenta una serie de precauciones como una forma de prevención contra accidentes.

“Un equipo estándar debe cumplir con requerimientos de protección como lo marcan las normas IP66, IP67, Nema4, Nema4x, que en general se refieren al grado de protección con que cuentan, a fin de evitar que un agente externo, como el polvo o la humedad, puedan ingresar dentro del equipo y causar un desperfecto al equipo”, comentó el ejecutivo de Hikvision.

Sin embargo, resalta, cuando se habla de ambientes industriales, entran otros factores importantes a considerar, como la presencia de gases explosivos, partículas más finas o incluso que exista ambiente corrosivo que pueda afectar los equipos.

“La gran mayoría de las cámaras de videovigilancia están fabricados en acero inoxidable 316L, lo cual les permite resistir mejor a ambientes corrosivos o de alta salinidad, proporcionando la robustez física que se requiere para este tipo de usos. Es importante tener en cuenta los estándares normales, como el uso de IP68, el cual implica que ningún tipo de polvo puede ingresar al equipo y que además soporte una inmersión completa y continua en agua”, indicó Zhang.

Destaca que, al trabajar en ambientes peligrosos, donde la presencia de gases o material explosivo sea constante, los equipos deben estar mejor construidos y ser más estrictos en las normas aplicadas para este propósito.

“La definición de una cámara a prueba de explosión es aquella que es segura de manera intrínseca, es decir, bajo ninguna circunstancia, en caso de ocurrir un fallo interno en la cámara, permita que esta chispa o corto circuito salga al exterior de la cámara, y que sea esto lo que ocasione una explosión en el ambiente en el que opera. Es por ello que nuestros equipos cumplen con los más importantes estándares -como el ATEX, que es la norma europea para equipos que trabajan en una atmosfera explosiva- derivándose en varias subcategorías, como el tipo de trabajo, el nivel de protección y el tipo de atmósfera”, añadió Zhang.

El portafolio de Hikvsion es muy variado en esta línea de cámaras para ambientes industriales como la minería, extracción y transformación, lo que permite contar con cámaras tipo PTZ y con tecnología Dark Figther para poder obtener imágenes a color, aún en condiciones de iluminación muy adversas. También aquellas de alta resolución como 5MP, con iluminación adicional, analíticas de video, e inclusive el uso de cámaras térmicas, que basan la imagen que obtienen en el calor de la escena y permite calcular la temperatura del ambiente, comparar diferentes puntos de temperatura en la misma escena y reportar esas diferencias a la plataforma Hikcentral de Hikvision, obteniendo así un sistema de gestión completo y eficiente.

Para más información acerca productos de Hikvision, visite la página web: http://www.hikvision.com/ES-LA/.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *