“Chocolatito” desea besar la gloria otra vez

Nicaragua Al Día

Oscar Mejía Velásquez

Después de sufrir dos derrotas consecutivas Román “Chocolatito” González  en manos del tailandés Sor Rungvisai, para el púgil nicaragüense el cielo azul color tierno se rompió en mil pedazos, no encontraba el estimulo perfecto para regresar al sitio que lo llevo a los logros más insospechado en las altas esferas boxísticas mundiales, quizás el orgullo o el ego  lo perpetró para decidirse cómo luchar desde abajo para obtener otro chance para cruzar el Niágara en un taburete.

Dos peleas con dos desconocidos fueron suficientes para otorgarle una oportunidad de oro, subir al cuadrilátero para enfrentarse al británico Khalid Yafai, Campeón del Mundo de la Asociación Mundial de Boxeo de las 115 libras. Los antecedentes del boxeador pinolero fueron congruentes elementos para que fuera tomado en cuenta para esta batalla a realizarse el próximo 29 de febrero en Frisco, Texas.

El “Chocolatito” cuatro veces Campeón del Mundo, continua siendo un curriulum de mucho peso, siempre ha sido un atleta importante para el espectáculo, atrayente a los aficionados del boxeo, por eso fue parte de carteleras significativas, compartía escenarios con los mejores exponentes del boxeo mundial.

Será un enfrentamiento de análisis mesurados, el púgil inglés ha mejorado considerablemente a como cuando retó a varios contrincantes pinoleros convirtiéndose en el verdugo, cuenta con una preparación inimaginable, ha podido controlar el peso con dos semanas previas al choque, en los entrenamientos luce como una bala, veloz para golpear y movilidad en el escenario donde intercambiarán metrallas.

Son poco los rivales que González ha confrontado en su carrera con velocidad en el cuadrilátero, será una tarea ardua para frenar a Yafai, debe buscar como neutralizarlo con golpes a la zona hepática, cazarlo es igual como hacerlo con una liebre de noche en una huerta.

 Rapidez contra fuerte golpeo, dos características que hacen interesante la pelea, Yafai buscara como pegar y salir con escape apresurado mientras que Román con paciencia perseguirá a la presa para conectarlo con contundencia, deberá ser fino para imponer su estrategia, es el retador a la corona.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *