EEUU podría aprender de medidas de respuesta de Taiwán al COVID-19: eruditos

Nicaragua Al Día/CNA

Washington,  (CNA) Un grupo de académicos de la Universidad Stanford y la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) elogiaron la respuesta de Taiwán al brote del COVID-19 el martes 3, añadiendo que Estados Unidos podría aprender de las medidas de respuesta de Taiwán.

En un artículo publicado el 3 de marzo en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense, los co-autores Jason Wang, Robert Brook y Chun Y. Ng dijeron que “Taiwán es un ejemplo de cómo una sociedad puede responder a una crisis y proteger los intereses de sus ciudadanos”.

Desde el 31 de diciembre, los funcionarios taiwaneses empezaron a monitorear los síntomas de los pasajeros en los vuelos directos desde la ciudad china de Wuhan, el epicentro de la enfermedad, antes de que se bajaran de los aviones, dijo el artículo, con el monitoreo extendido en la siguiente semana para incluir a cualquiera que había tenido reciente antecedente de viaje a esa ciudad china.

El 20 de enero, Taiwán activó el Centro Nacional de Comando Epidémico (CECC, siglas en inglés) para coordinar los esfuerzos a fin de contener la epidemia. El CECC ha implementado al menos 124 medidas desde ese entonces para prevenir la propagación de la enfermedad, afirma el artículo.

Las medidas incluyeron controles fronterizos, identificación de casos, cuarentena, asignación de recursos, difusión de información al público en general, y las vacaciones de invierno prolongadas para las escuelas de todos los niveles, señaló el artículo.

El artículo, titulado “Respuesta al COVID-19 en Taiwán: Análisis de Big Data, Nuevas Tecnologías y Pruebas Proactivas” también destacó la integración de los antecedentes de viajes de los pacientes taiwaneses en sus tarjetas de seguro nacional de salud (NHI, siglas en inglés), lo que ha permitido a hospitales y clínicas acceder fácilmente a esta información.

Además, las ruedas de prensa a diario del CECC y anuncios adicionales del vicepresidente Chen Chien-jen, epidemiólogo por profesión, también han educado al público en general sobre la enfermedad, indicó el artículo.

“A través del reconocimiento temprano de la crisis, ruedas de prensa a diario para el público en general y mensajes de salud simples, el Gobierno pudo tranquilizar al público en general mediante la difusión de información oportuna, precisa y transparente sobre la evolución de la epidemia”, concluyó el artículo.

Hasta la fecha, Taiwán tiene 45 casos confirmados del COVID-19, con una muerte.

En una entrevista con la Agencia Central de Noticias (CNA, siglas en inglés), Wang dijo que Estados Unidos debería establecer un centro de comando a nivel nacional para abordar el COVID-19 tal y como lo ha hecho Taiwán.

Wang, de Taiwán, es profesor asociado de pediatría de la Universidad Stanford.

Según Wang, el equipo de trabajo para el coronavirus encabezado por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, está al nivel federal y no tiene la jurisdicción en a nivel estatal y local, lo que puede resultar en disparidades sobre cómo cada estado implementa medidas contra la propagación del coronavirus.

Aunque la transmisión comunitaria del COVID-19 es casi inevitable en Estados Unidos, Wang dijo creer que un centro de comando a nivel nacional que integre los canales de comunicación entre los gobiernos estatales y locales, refiriéndose a los estados de Estados Unidos, sería efectivo en la lucha contra la propagación del virus.

Brook, profesor de medicina de la UCLA, se hizo eco de los puntos de vista de Wang en una entrevista publicada en el sitio web de Stanford Health Policy.

Taiwán se adelantó a la epidemia estableciendo un centro de comando para facilitar las comunicaciones rápidas, dijo Brook en la entrevista.

Brook también calificó la transparencia del Gobierno en la difusión de información sobre la enfermedad como “fundamental para reducir el pánico público” y dijo que Washington podría aprender mucho del manejo de virus de Taiwán que hasta la fecha ha sido un éxito.

Con respecto a EE.UU., Brook dijo que “debe haber un intercambio de inteligencia en tiempo real entre los estados de Estados Unidos y el gobierno federal para que la acción no se retrase al pasar por canales formales”.

Estados Unidos ha registrado 163 casos del COVID-19, incluyendo 49 personas que fueron repatriadas de Wuhan y del crucero Princess Diamond, donde el coronavirus se propagó rápidamente.

(Por Chiang Chin-yeh, Chou Shih-hui y Julio Yang)
ENDITEM

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *